martes, 8 de diciembre de 2015

LA DERROTA PARLAMENTARIA DE MADURO: RECAPITULAR

Las grandes revoluciones han logrado sus objetivos a la cabeza de grandes líderes emergentes de sus luchas en el génesis así es que el caudillismo en las mismas es parte vital para su avance.

La muerte de Hugo Chávez significó un quiebre muy serio en todo el proceso revolucionario de la Patria Grande porque su liderazgo fue la marca y el sello mundial que concitó la atención del mundo entero respecto a este "quinto patio", llamado así hasta no hace poco por altas autoridades del Estado Unidos.

Pobres hasta los tuétanos. Estuvimos acostumbrados a tener el alma, el corazón y la vida de pobres. La revolución del siglo XXI tuvo la virtud de mostrarnos que no somos pobres sino que fuimos empobrecidos por medidas realmente nefastas, por recetas para morirnos de hambre y decir agonizantes como en nuestro caso "Bolivia se nos muere"...y la historia es larga en ese sentido.

La derrota Parlamentaria de Chávez, la derrota presidencial de Cristina, la crisis presidencial del Brasil; son producto; no por favor de las buenas y acertadas políticas sociales, económicas de la oposición; de ninguna manera. La oposición no ha hecho nada por el Sur. La oposición no ha hehco nada por la Patria Grande. La oposición no ha hecho nada por los pueblos. Lo que si ha hecho y muy bien, es comprarse un palco VIP y esperar uno a uno los errores, contradicciones y gran corrupción y tráfico de influencia del proceso de cambios. Una buena siembra y una buena cosecha, Sino asumimos que hubieron errores de fondo; estamos de verdad ciegos...de poder.

En mis viajes a Brasil, Argentina, Lima, y toda Bolivia, así como cualquier ciudadana de a pié que le ha tocado tomar mas de 30 taxis en toda la permanencia; por supuesto que aprovecho de conversar no solo ocn el taxista, sino con la familia, el ciclista, el que pasea en las plazas, el profesor; y en menos de 15 días tengo una encuesta 3 veces mas grande que la que circuló hace pocos días en Bolivia.

Si en esa encuesta la gente dice "Son soberbios, no escuchan, para todo nos piden plata, la justicia es cara, la persecución y la amenaza, la extorsión y el miedo, los nuevos ricos descaradamente nuevos y ostentosos....la ineficiencia en los sistemas de salud y educación; el vivir mal interpretado como "vivir bien", la desforestación, la contaminación..." ¿Quién está viendo esto?...¿Dónde está el piloto?...¿A quién responsabilizamos? ¿A la derecha?

Es vergonzoso que una ministra boliviana diga que "los de la derecha robaron mas que el FONDIOC" porque esta conducta no admite comparación alguna. La corrupción de la derecha no exime ni iguala. Averguenza.

La corrupción no es un asunto de que los presidentes, ministros y mas altas autoridades den "la línea", famosa frase utilizada por los traficantes de poder que abre las puertas a discreción. "la línea" se interpreta como que el presidente ya dio la orden para robar, contrabandear, extorsionar, apresar, chantajear, coimear, etc, etc, etc, y además con el sello de despotismo y maltrato extremo. Aquí y en el mundo se llama mala educación. Lo corruptos además de usar el nombre del presidente y otras autoridades, son malcriados.

Que la gente que da coímas tiene miedo. claro que si. "Es mejor dar y que nadie lo sepa porque después me cierran las puertas para siempre", dice el corruptor que entiende las "reglas del juego", "la línea", "lo que debe ser".

Un  señor intermediario entre una alta autoridad y un necesitado de autoridad para no perder sus tierras; me comentó que dejó de ser el intermediario porque él cargaba maletines y la autoridad tacaña no le daba mas que "un paquetito".

Quienes leen dirán "esas son bagatelas de quinta". Bueno, haga una suma. A todos los órganos  y avísenos el resultado. No hay sistemas de control adecuados. El resultado político es el desencanto. Ya todo el mundo sabe que luego de un escándalo de corrupción se va poner en el tapete otro escándalo para que la población olvide. No lo está olvidando porque le duele, Le duele su revolución. Le duele su proceso. Le duele su Sur, su Patria Grande. Le duele que vuelva la derecha. Y esa es la encrucijada de hoy.  El abuso de poder (público y político, de dirigencias y organizaciones y sindicatos y gremios que tienen "línea") sin que nadie olfatee al menos lo que pasa, es doloroso.

Lo que hay que dejar claro es que la población actualmente está en una seria encrucijada. No quiere a la derecha de ayer y no quiere a los corruptos de hoy. escribo y remarco "a los corruptos de hoy"; lo que no es sinónimo de todo el gobierno. Y el gran riesgo es que nos pase lo que pasó en Argentina y pasó en Venezuela. El precio de no volver atrás no puede ser el parecernos tanto a los de ayer.

Los escandalosos casos de corrupción millonaria en las instituciones y empresas del Estado, el tráfico de influencias, la  justicia tan vendida al mejor postor los sistemas públicos de salud y educación de miseria; son asuntos extremos que hay que resolver. No basta con una opinión cuando ya se tienen datos que indican la urgencia de una política pública de recambio.

Tienen además nombre y apellido y yo no sé si el remedio de llenar las cárceles sea el adecuado. Creo mas bien que debe hacerse una limpieza interna general. Identificados los focos hay que sacarlos antes que quemen los fusibles y el corte sea general.

La revolución nos costó a muchos. Al mismo Presidente lo escupian en la cara y le decían "cara de llama", a los indígenas en los pueblos, a los campesinos y clases medias. Quien escribe al igual que otros tantos fue declarada "Traidora" en su tierra, fue insultada y sentenciada. Pero creímos y creemos que el cambio es constante y su lucha inclaudicable. Luchamos por la constituyente, por el medio ambiente, por los derechos, por la inclusión, por la justicia; por la soberanía y la dignidad; por tantos sueños de Patria Nueva;  pero también se obvió la meritocracia revolucionaria tan importante y aparecieron los déspotas en la dirigencia, los excluyentes, los mandamases que se dedicaron a acrecentar su poder en lugar de ampliarlo y compartirlo y por último, en lugar de ponerse a trabajar.  "Vos no sos campesino, vos no sos indígena; vos sos clase media media media..."...y aparecieron los grupos de ministros y ministras, las parcelas de poder y tras de ellos  los oportunistas cuyo aporte fundamental es la creación de "negocios".

Lo que hay que dejar claro es que las derrotas electorales del proceso de cambios en la patria grande, de ninguna manera son triunfos de la oposición. Son el resultado de un exceso de democracia interna y un abuso de poder y de confianza. Ningún dirigente, ninguna autoridad es autorizada u obligada a corromperse y si lo es; tiene el derecho de irse a su casa en paz.

Lo que duele también a muchas y muchos jóvenes es que les maten sus sueños. No tenemos derechos a negarles su revolución. Y por eso hace urgente dejar "el cuento del gallo niguento que..." y recapitular.