lunes, 12 de enero de 2015

Tiene Tinta mi Tintero:El amor en tiempos de cambio

Betty Tejada Soruco

"...Érase una vez un niño que dormía. En la mesilla, junto a su cama, tenía un vaso de leche. Pero un travieso ratón se bebió la leche y el niño, cuando despertó, comenzó a llorar. Tenía hambre. Fue la madre en busca de una cabra. Pero la cabra le negó la leche hasta que no consiguiera hierba con la que saciar su apetito. Entonces la madre ordenó al ratón que la buscara en el campo. Pero, no la encontró. El campo estaba seco. El ratón decidió entonces buscar una fuente. Cuando la halló, esta no emanaba agua a causa de la guerra. El ratón pensó que quizás un albañil podría reparar la fuente. Lo encontró en una pequeña aldea, pero este le pidió piedras. Sin ellas no podría recuperar la fuente. El ratón decidió entonces subir a una montaña. Cuando alcanzó la cima, se topó con un páramo terrible. La montaña había sido talada. La ambición de los especuladores había hecho de ella un lugar desapacible y frío. El ratón desesperado le prometió a la montaña que si le daba piedras, convencería al niño para que cuando creciera sembrara árboles. La montaña confió en la palabra del ratón y el niño bebió leche en abundancia.

Cuando el niño creció, cumplió con su promesa y plantó árboles. La vida entonces regresó a la montaña.



 En este relato, uno de tantos que Gramsci escribió para sus dos hijos en sus noches de presidio,  se visualizan dos elementos muy significativos: el primero, el vínculo que existe entre todas las cosas de la naturaleza; el segundo, la necesidad de buscar la solución de los problemas en la raíz de los mismos.

Cuando el niño no tiene leche, no se culpa al ratón. El ratón también tiene hambre. Y es él quien trata de paliar su dolor yendo en busca de la leche, pese a los tropiezos y desengaños del camino. Digamos que la búsqueda es constante hasta que se encuentra el núcleo del problema y se actúa sobre él..." (Rafael Rodríguez Prieto//José María Seco Martinez)

La revolución del siglo XXI en Bolivia resultado de un cúmulo de historia no contada, de exclusiones ignoradas de políticas colonialistas primero, capitalistas después; llega a un punto culminante en el año 2007 que Alvaro Garcia Linera llama con gran acierto el “momento de inflexión histórica”. En ese momento ni la izquierda ni la derecha partidista tradicional tuvieron respuesta alguna a la demanda revolucionaria y desde ese momento el proceso de cambios es un espacio del pueblo en el que se construyen nuevos paradigmas ideológicos a partir de vivencias y saberes que no precisamente  se identifican con teorías eurocentristas porque no las conocen pero si conocen un modelo de explotación e injusticia que los hace compañeros planetarios. 

En algunos espacios de estos procesos, la pobreza política (no solo partidista) puede frenar los cambios  y no es porque  se necesiten más o menos  "intelectuales" o "analistas" o "políticos formados". ¡sobran en Bolivia! y además hay algunos que nadie puede discutirles y que no se dan el trabajo de hilvanar a diario proceso-objetivo-desvío-alternativas desde abajo.

Si bien la lucha de clases persistirá; ya no es más importante que la crisis integral global y glocal de pobreza, hambre, exclusión, depredación, energía, cambio climático, corrupción, narcotráfico; generada por un sistema neoliberal capitalista. Es en esta crisis de modelo que están centradas todas las dirigencias. Nada menos que el partido de la China Comunista a abierto sus estatutos a los empresarios porque el capital es fundamental para que fluya sobre una planificación. Eso se sabe y nada menos que EEUU y Cuba inician un proceso de acercamiento que no hubiéramos imaginado. 

Acá en casa, la incorporación de elementos no indígenas, no campesinos, no obreros al MAS, generó desde siempre largos debates pero en esta última campaña electoral nacional la militancia manifestó indignación "por los que vienen después que nos pateaban y humillaban".

Pero el fondo no es este. El pueblo tiene una nobleza extraordinaria a la hora de reconciliar y curar heridas. Se trata de la forma de hacerlo desde arriba y de manera torpe por parte de alguna dirigencia intermedia mediocre, amiga de las encerronas absurdas y de los grupos de poder que además se ostentan. Como la torpeza extrema de la famosa circular 071 emitida por el TSE en la hora nona, enterrando todos los procesos internos partidarios que ya se habían realizado. 

Escuchamos a diario petulantes dirigentes vaciados en objetivos e ideología socialista que  como en los tiempos de partido-empresa; (los que hicieron la ley aún vigente  de partidos políticos); estigmatizan como "tránsfuga"; a quien cuestiona su accionar y ese militante que equivocado o no, interpela es puesto en la misma fila del oportunista que siempre cae bien parado por decir “sí” a todo y asumir la permanente actitud de cortesana  para traficar influencias en torno a intereses individualistas o grupales y que aparece con procesos de corrupción o abuso de poder.

 Hay una gran diferencia entre el militante que cuestiona una decisión política interna injusta desde su punto de vista (aunque puede ser muy lógica una vez explicada) o una política pública errada; y el que aprovecha debilidades del proceso para ganancia personal individualista.

Los procesos son un tránsito no el final de la ruta y en este lapso de tiempo se deben evitar los daños irreversibles modulando estrategias oportunas. Las políticas medioambientales por ejemplo, no pueden fijar procesos de adecuación largos porque los pasivos ambientales resultaran irreversibles en bosques, ríos  y una gigantesca biodiversidad. La oportunidad de los tiempos es importante en todo proceso.

La ausencia de espacios inteligentes que permitan debatir oportunamente un tema a objeto de enriquecerlo; ocasiona perdidas importantes que no se pueden subestimar. Cuando planteé el tema de la negligencia médica, un estratega político al que no se le puede discutir, dijo que no era importante porque no aparecía en encuestas aunque la negligencia es ya cosa de matadero. Y claro, como el pueblo no reclama que sus tomates llegan contaminados con pesticidas prohibidos en el mundo; sigamos. A estos espacios donde se genera conciencia de las necesidades vitales yo le llamo espacios democráticos inteligentes no solo para profesionales o intelectuales sino fundamentalmente para el pueblo en general. Un indígena que nunca tuvo seguro de salud y llega a un centro público donde se le da una aspirina y se lo sienta en el peldaño de una grada del garaje  a esperar camilla ¿cómo puede sospechar que está siendo maltratado?  Es muy necesario que cada quien tenga definido su aporte y función política en el proceso de cambios. Lo mio son derechos. Punto.

 Justamente en el   Quaderni I de Gramsci se lee "Todos los hombres son intelectuales (…) pero no todos tienen su función en la sociedad”. 

 En  Bolivia la democracia se ha expandido. Todo es público y publicitado, todo es sometido ojos del pueblo, a su opinión, al voto, a la consulta, al consenso; todo se expresa en las calles a punta de bocinas, gritos y petardos; pero en ocasiones esta democracia muy abierta es deformada y direccionada a otros  objetivos y atiende intereses de  gremios (que movilizan multitudes) e impactan seriamente en los intereses del colectivo. hay quienes viven de las crisis.



  El exceso de democracia interesada que ha observado el presidente Evo Morales en el MAS a raíz de una elección interna para pre-candidatos es un interesante punto de debate. Es un asunto de fondo porque la participación en voto no es lo mismo que la manipulación en cúpulas con el membrete de "democracia". (Me refiero a cúpulas no solo políticas).

 Los excesos  democráticos son desordenes que no radican en la base; sino en la dirigencia intermedia responsable de una gestión interna. Si yo necesito elegir democráticamente una autoridad en el área  del medio ambiente, obviamente no voy a recomendar en ese cargo a un minero a campo abierto nada más porque las bases lo piden o es de “mi equipo”. Justamente el origen etimológico de dirigente viene del  latín dirigiere, dirigir. El hacia donde es una ruta en la que se presentan no pocos desvíos que deben encararse con responsabilidad. Tarea del dirigente la de ir formando, moldeando, creando líderes en cada campo.

La dirección que improvisa  y permite "lo que sea" sin centrar objetivos (el poder marea), sin revisar programas, (el poder enceguece), sin escuchar propuestas (el poder ensordece) arriesga mucho. El control de calidad es básico en todo proceso. Democratizar la democracia y no solo expandirla es fundamental para la emancipación social y aquí me quedó no con respuestas sino con las extraordinarias preguntas que plantea Boaventura de Souza para generar un debate necesario:

"....¿Qué es entonces la emancipación social? ¿Es posible o legítimo definirla en abstracto? Si es verdad que no hay una sino varias globalizaciones, ¿no es igualmente cierto que no hay una sino varias formas de emancipación social?. Al igual que la ciencia, ¿no será la emancipación social de naturaleza multicultural, por tantodefinible y validable sólo en ciertos contextos, lugares y circunstancias? (...) ¿Son todas las luchas contra la opresión, cualesquiera que sean sus medios y objetivos, luchas por la emancipación social? ¿Hay grados de emancipación social? ¿Es posible la emancipación social sin emancipación individual?. Emancipación social, ¿para qué y para quién?, ¿contra qué y contra quién? ¿Quiénes son los agentes de la emancipación social? ¿Existe algún sujeto de la emancipación? ¿Las fuerzas sociales e institucionales hegemónicas, como por ejemplo el Estado, pueden ser cómplices o colaboradores activos de acciones de emancipación social? ¿Para qué tipo de acciones y en qué condiciones? Si hablamos de reinvención de la emancipación social, ¿quiere decir esto que hubo otras formas de lucha en el pasado? ¿Por qué dejaron de ser creíbles? ¿Cómo definir su fracaso? ¿Estaremos luchando por nuevos contenidos de emancipación social, o por
los ya viejos presentados con nuevos discursos y respaldados por nuevos procesos? (...) ¿Corremos el riesgo de promover la opresión social usando el lenguaje de la emancipación social? Ante el peligro que esto supone, ¿podemos llevar a cabo todos nuestros objetivos científicos y políticos sin usar el concepto de emancipación social?..." ¡Hay tanto por responder aún en la construcción de un país mas lógico que retórico.




Yo incorporaría ¡y qué pasa con las familias en esta emancipación social? ¿qué otra institucion está reemplazando a este pilar fundamental para la formación integral del ser?. Es un absurdo pensar en un efectivo de seguridad para cada casa puesto que más del 60% de violencia hacia mujeres, niñas y niños ocurre en el entorno familiar.¿ por qué? La necesidad de que todo el mundo salga a trabajar a desmerecido esa profesión de vital importancia social que es la de formar, criar y amar hijas e hijos. Esa perorata de "calidad y no cantidad de tiempo" es un cliché de Mercado y ha convertido a las madres en padres y a los padres en violentos y agresivos incapaces de asimilar estos cambios. Los hijos se quedan solos recibiendo además información múltiple y abierta de la TV, el fcbk, el twiter, web. Ya no es solo la información de padres, familiares y maestros como antes.  Son muchos los cambios de fondo en la estructura familiar. No tengo información respecto a las guarderías que por ley tendría que tener toda institución pública y privada y si estas han logrado sustituir a las madres.

Hace pocos días mi nieta María Belen de 9 años de edad,  diplomada como mejor alumna en su clase me dijo que ya sabía lo que quería estudiar una vez saliera bachiller: Ama de Casa,  “porque siempre ella está ahí cuando se la necesita”.



El “homo zapping", quiere ver todo al mismo tiempo y rápido y ligero. Ahora los programas de análisis político-sociales vienen en combo con revistas de farándula, futbol y chismes y además del testimonio de  una  mujer  golpeada y violada por un enfermo sexual  pasamos al desfile de cuerpos desnudos provocativos inaccesibles. Cuando le hice esta crítica a un respetado periodista, me dijo “ porque eso pide la gente”. 

Estamos ante una generación que repite fuerte y rápido temas que ni conoce y dice rápidamente SI a cualquier propuesta que le acomode a su tiempo y necesidades urgentes individuales.

La vida  urbana en 339 municipios tiene mucho que ver con la conciencia colectiva, con el paradigma del vivir bien que nace justamente en los pueblos chicos, en las comunidades donde todo se comparte y el trabajo de unos beneficia a todos. Ocurí es un pueblo potosino muy pequeño donde los hombres tejen los jjuchos y las mujeres las mantas. Hasta el 2012 que fui a visitarlo, no tenía mercado porque ahí la gente vive con el sistema del intercambio de la produccion de sus minfundios. Bello pueblo.

La convivencia colectiva tiene que estar expresada en la plaza, en el espacio público, en el abrazo, la sonrisa, la manifestación cultural, en el cuidarse entre unos y otros y no andar temblando por las famosas “puñaladas en la espalda” llamadas “destrezas dirigenciales”. La convivencia colectiva es la relación con todas las formas de vida, la relación inter generacional colectiva. Considerando que el 70% de la población vive en áreas urbanas hay que transformar la hostilidad en amabilidad. Las relaciones intergeneracionales son parte de la construcción de una escala de valores. 

No se puede subestimar la experiencia de los adultos  y  mandarlos a encerrarse porque ya no tienen “edad”; tampoco limitar  el desarrollo de los jóvenes porque no están “preparados” ni el crecimiento feliz de niñas y niños y animalitos domésticos porque son secundarios en agenda. Hay que valorar la experiencia en alto grado. El promedio de edad de un  premio nobel es de 65 años y se calcula que para el próximo siglo subirá a los 80 años. Mandela tenía 73 cuando asumió la presidencia de su país; solo por mencionar algunos; y por el otro lado, hay que trabajar en la meritocracia de los jóvenes que ya llevan 10 años en el proceso sin que se les ceda un milímetro de espacio. Y las mujeres y los niños y niñas merecen especial cuidado.  


Concuerdo con el vicepresidente del Estado cuando indica que en el campo judicial debe haber meritocracia. ¡qué tipo de meritocracia? es la que debemos debatir.  Así lo creímos muchos a la hora de mirar la hoja de vida de candidatos; pero otros no. Otros manejan la lógica colonialista del curriculum del compadre, del amigo, “del proceso”,  el   “me debe una y es incondicional”.  El asunto de la justicia es muy serio en Bolivia y lo peor es que el sistema corruptor y corrupto está desperdiciando grandes valores humanos especialistas en derechos que hay que identificarlos y recuperarlos.

A punta de meritocracia política la cosa pública anda mal y se ha cruzado la línea  del  uso adecuado de influencias en pro de  una política pública,al exceso de tráfico de influencias (Caso terrorismo que nunca acaba, YPFB 1,2,3; caso extorsión; etc.)

Y no se trata de más o menos profesionales para renovar. El elegir a unos es marginar a otros. La cuestión es la calidad integral de ese profesional o autodidacta, porque puede una persona tener una biblioteca de masterados o experiencia pero resulta que es un analfabeto social cultural rematado pero además alérgico a aprender y un proceso de cambios es eso,aprendizaje permanente.

 En tanto y cuanto vamos formando nuevas generaciones ¿qué hacemos con las que ya están ocupando espacios dirigenciales?. Reeducarlas, reformarlas; cambiarlas, darles plazos?

Necesitamos meritocracia de compromiso social y conciencia revolucionaria, servidores con ganas de servir no solo ganar un sueldo. Necesitamos gente ávida de enseñar y aprender cada día y la tenemos dentro del proceso solo que no andan de saltimbanquis figurettis pero hay que identificarlos. 

Cuando yo presidía la Cámara de diputados, me denunció con gran escándalo una conocida radio nacional porque obligué al personal de la cámara a ir al palacio a la promulgación de una ley  ya que es ahí donde  se explican los principios, contenidos y alcances de una norma que iba a regir a partir de ese día para toda la población. Me pareció una crítica por demás de idiota. Pero así estamos.

Si el capital humano es vital en el proceso, transformar cada institución pública o privada, cada organización social, gremial, corporativa en una escuela de valores en los cuales se siembre y se coseche, debiera ser prioridad.

Respecto a Santa Cruz; Somos un departamento joven en estructura democrática y  tejido social, asimilamos modelos cupulares cerrados porque la  "línea" siempre nos cayó de arriba nunca de abajo. Por eso tenemos como resultado un "dejuañango" corporativizado en molde. Hay que ir construyendo un plan de vida para Santa Cruz, mas allá de un plan económico corporativizado que es importante y complementario, pero no el fin de un proceso desde el cual debe fluir la revolución que significa dar vuelta a lo que está patas arriba.

Forjar un Estado compuesto de visión  múltiple pluri, multi, de orden y alcance multifacético global y glocal que por primera vez incorpora la visión de una totalidad, los saberes y también los defectos de indígenas y campesinos, a un pueblo explotado, diezmado, ignorado; no es tarea fácil en un mundo en el que nadie estaba acostumbrado a esta democracia. 

Pero además (y por esto el estatuto del partido comunista de la China plantea la construcción económica como primer tarea y el personal cualificado para que el desarrollo fluya a favor del pueblo) si el petroleo baja, afecta al precio del gas porque este va indexado, tenemos que mirar alternativas; si la china nos compra soya al por mayor y tenemos que depredar más para que el modelo funcione, tenemos que acelerar. Esas son las grandes contradicciones del proceso. ¿Cómo sostener la economía comunitaria en estas condiciones? Los campesinos dirigentes en cuanto tienen poder dirigencial migran a las ciudades y abandonan sus pueblos y los pueblos indígenas estan ausentes en las políticas públicas y atiborradas de proyectos “indigenas” para ganancia de consultores

El departamento de Santa Cruz tiene grandes avances pero no debe conformarse con ser el granero del mundo. Ya lo escribí e insisto: Necesitamos  un plan de vida. Ojo, no plan económico solamente. Nuestra identidad y cultura está debajo de una "tutuma"; tanto en el área rural como en la urbana de todo el departamento.

No estamos formulándonos preguntas básicas: ¿a cuánta humanidad hemos decidido alimentar en el mundo con un sistema agrícola de transgénicos,  de quema y no recuperación de tierra degradada?...Y repito no es cuestión de un presidente, un gobernador o del sector agrícola depredador. Es asunto de todos.

Aún dependemos de un mercado externo para todo pese al impresionante crecimiento de nuestro mercado interno, a que el gobierno hace esfuerzos para cobertura total de gas domiciliario, (mas mercado interno, aunque totalmente subvencionado) la inversión pública se ha cuadriplicado, créditos sociales  para generar movimiento económico, empleo,  construcción, Dakar, G77, turismo. Sí.

Aún nos falta desgasificar, reforestar, manufacturar, vitalizar, indigenizar, campesinar nuestras políticas y nuestra economía. Tienen que florecer mil flores! ¡Cuántos ríos convertidos en canales y minas en lugar de ser verdaderos centros de turismo ecológico. Cuántos parque y reservas sin proyectos de auto subsistencia, cuántos gigantescos árboles cayeron como si su servicio ambiental al ciclo hidrológico del agua fuera reemplazado.

 Mas del 40% de recursos no ejecutados de gobernaciones y municipios  guardados en caja y banco. ¿Quo vadis autonomía? Incluyendo las autonomía universitarias que desde la nacionalización se han dedicado a construir bloques  de cemento y no hay al menos en Santa Cruz una o solo de sus espacios reforestados, ni veredas con jardín y buenas aceras. Ya ni hablar del 2% de alumnos egresados que tiene el privilegio de encontrar trabajo en su carrera. Y hasta ahora se atiende lo estructural. ¿cuántos abogados más necesita Bolivia? ¿cuántos "periodistas" cuyo sueño es pasar a la fama más que informar? ¿cuántos ingenieros petroleros ahora con la fiebre del gas?

Menos mal que el Ministerio de educación está titulando de forma directa como técnicos a quienes tienen un oficio más de 20 años y su experiencia los convierte en profesionales con trabajo seguro.

No pretendo de ninguna manera ser la interprete o la juez del opositor o el oficialista que está viviendo este proceso porque cada uno desde su vereda está actuando; inclusive los programas de gobierno tienen algunas coincidencias saludables. Las políticas públicas son armonizadas y en esto ha sido favorable por ejemplo la construcción común de la agenda 2025. Estos espacios de concertación y concurrencia no se pueden perder. Lo casuístico no puede convertirse en el fondo. Las formas que se deforman no son lo central y hay que prevenirlas a tiempo, ex ante. 

Tampoco creo que el amor ciego e incondicional sea la militancia ideal de este proceso. No necesitamos obsecuencia tiempos de cambio y tampoco detractores permanentes que nada aportan.  Hay que debatir!.  Nosotros lo hemos hecho generando más de un pleito interno saludable  o quedando bajo "sospecha". No importa.  El debate es urgente, necesario y siempre.

El vaso vacío tiene una cadena de razones para estarlo. Hay que sembrar árboles en la montaña para recién sentarse bajo la sombra y desde ahí mirar la inmensa magnitud del todo y proseguir. Ese es el amor que necesita este proceso.

 @BettyTejadaS



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.