martes, 6 de noviembre de 2012

Las ciudades vacías

Si pensar es organizar todas la información que uno recibe desde que nace y a partir de ahí tener un criterio respecto a algún tema; me pregunto cómo organizan su pensamiento hoy en día las niñas y niños y las y los jóvenes.Como nunca en la historia de la humanidad la información que se recibe sobre un tema cualquiera, por ejemplo sobre un violador de niñas; es abierta, pública, sin censura, sin horario especial, sin aviso como lo es una película en que malos y buenos matan a sangre fría.

Lo malo de toda esta información sin previo aviso es que ya las escuelas y los padres no son la única fuente de información. Escribe Savater en su última obra "ética de urgencia" que ya el rol del profesor deberá ser, mas de orientación respecto a tanta información que puede relativizar toda la realidad.

En Bolivia solemos criticar a la autoridad de turno por ejemplo por la "inseguridad ciudadana" pero no estamos analizando qué provoca que un jóven dispare un arma por robar un celular con una frialdad asombrosa, con una insensibilidad fuera de lo normal. Cuántas matanzas globales llegan en imágenes cotidianas, cuantás películas sangrientas, cuánta violencia publicada y cuántos modelos de agresión reciben a diario los jóvenes.

Y aquí resulta inaudito el rol de "mirones de palco" de las entidades autónomas que solo alzan la voz para pedirle mas plata al Estado, pero no para delinear políticas estructurales que apunten al gran vacío de valores que tienen los jóvenes en sus ciudades y que no se resuelven con una marcha y un show cada vez que algo triste pasa en nuestra sociedad.

Los gobiernos autónomos tienen la obligación de intervenir en todos los medios de comunicación que no adviertan el peligro de un programa sino existe la capacidad de discernir del receptor. No basta con cumplir "recomendando". Hay que tomar en serio este problema porque la libertad de expresión debe pensar en jóvenes, niños y niñas, fundamentalmente. Las redes sociales sin nadie que las controle están resultando una ilimitada fuente de ofertas abiertas de pornografía, prostitución, sexo libre, sadomasoquismo, crueldad, terror; con tan solo apretar una tecla! Y esa tecla, está al alcance de niñas, niños y jóvenes.

La discriminación entre un tema y otro a la hora de ordenar el pensamiento es importante. Ya no es posible esa "mezcolanza" de tetas, nalgas, noticias políticas y dramas humanos, todo en combo para vender, vender, vender lo que sea para todo público. La política es fútbol? El fútbol es crónica roja, la crónica roja es modelaje?.

Estamos acostumbrandonos a hacer demandas "zaping" una marchita, una vigilia, una campaña por Facebook contra una autoridad y listo. Cumplimos.

Es urgente que los maestros entiendan hoy que su mayor misión es la de enseñar a pensar a las niñas, niños y adolescentes. Organizar la información, educar,educar, educar.

Ciudadana asambleísta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.